La gastronomía de “El Hobbit”

La gastronomía de “El Hobbit”

Mañana día 14 de diciembre se estrena oficialmente en España “El Hobbit”, dirigida por Peter Jackson que, con esta película (en tres entregas de nuevo), quiere cerrar la saga de J. R. R. Tolkien que ya comenzó con “El Señor de los Anillos”.

Cartel de El Hobbit La gastronomía de El HobbitEl Hobbit se publicó por primera vez con el nombre de The Hobbit, or There and Back Again,  escrita entre 1920 y 1930. En un principio sólo tenía el objetivo de divertir a sus hijos pequeños, un típico cuento para la hora de dormir. No obstante, el manuscrito de la obra aún sin acabar fue prestado por el escritor a varias personas y finalmente acabó en manos de la editorial George Allen&Unwin, y finalmente fue publicada el 21 de septiembre de 1937 en el Reino Unido.

Hoy por hoy, tanto El Hobbit como El Señor de los Anillos son lectura obligada en las escuelas de El Reino Unido, y hasta hace pocos años (hasta el 2001, fecha del estreno de La Comunidad del Anillo), en España era una lectura casi relegada al “mundo friki”. Afortunadamente, la película consiguió que se vendiera el libro y se diera a conocer al “gran público”.

El Hobbit es el prólogo perfecto para El Señor de los Anillos, y aunque en un principio se puede considerar como una obra menor dentro del Universo Tolkien, es sin embargo la mejor forma de conocer todo lo que posteriormente se contará en ESDLA: qué es un hobbit; de dónde sale Gollum (o, con su verdadero nombre, Smeagol); qué es el anillo y de dónde proviene; la historia de elfos, enanos y hombres; la aparición de los trolls y orcos… En definitiva, el marco que te sitúa en la obra cumbre de Tolkien.

Hobbit y enanos con comida La gastronomía de El Hobbit

Desde nuestra modesta aportación, nos ha parecido curioso y divertido hacer un recorrido por la gastronomía de El Hobbit, haciendo referencia a todo lo relacionado con la comida y citándola en sus correspondientes capítulos. Por supuesto, nos referimos siempre al libro, ya que por motivos de tiempo la película no tiene capacidad para dar todos los detalles que se comentan en la obra original.

Conociendo el trabajo que Peter Jackson hizo con la Trilogía de El Señor de los Anillos, seguro que El Hobbit no defrauda. Y, si como pasó con ESDLA eso implica que se vuelva a vender y leer El Hobbit, será una gran noticia. Desde aquí recomendamos que leas toda la obra de Tolkien y descubras un mundo increíble.

Cena en casa de Bilbo La gastronomía de El Hobbit

Pero, antes de nada, vamos a explicar un poco de qué estamos hablando:

¿Qué es un hobbit?

Los hobbits son una raza ficticia de seres antropomorfos que pertenece al universo de Tolkien. Viven en región denominada La Comarca, y la principal característica física que distingue a los hobbits es su baja estatura, situándose esta entre los sesenta y ciento veinte centímetros. A causa de su talla cercana al metro son también denominados “Medianos”.

Hobbit Bilbo Bolson 236x300 La gastronomía de El HobbitOtras características físicas peculiares que los distinguen son la abundante vellosidad que les crece en el empeine de los pies, la carencia de barba, el pelo rizado y generalmente de color castaño, y las orejas algo puntiagudas, sin llegar a ser como las de los elfos.

Suelen tener también una figura rolliza, con la cara redonda y barriga, a causa de su afición a la comida, la bebida y una vida más bien sedentaria. Su alimentación se basa en seis comidas diarias de cantidades abundantes. Les gusta especialmente la cerveza y fumar en pipa, un arte que ellos mismos crearon y transmitieron más tarde a los hombres de la Tierra Media.

Son precisamente estas últimas características las que nos ha llevado a emparentar de forma cercana a los hobbits con la comida y, de rebote, a hacer esta pequeño artículo.

Ahora, veamos “qué se come” en El Hobbit:

Un desayuno con té, pastelillos y…

El primer capítulo, “Una tertulia inesperada”, ya nos da una idea del carácter de Bilbo Bolsón, el hobbit protagonista de la aventura. Después de desayunar, y tras una charla con el Mago Gandalf…

“¡Para qué diablos lo habré invitado al té!” se dijo Bilbo cuando iba hacia la despensa. Acababa de desayunar hacía muy poco, pero pensó que un pastelillo o dos y un trago de algo le sentarían bien después del sobresalto.

Te y pastelillos 300x250 La gastronomía de El HobbitComo hemos visto, entre los hobbits es bastante habitual desayunar más de una vez.

Tras la charla anteriormente descrita, la llegada de los enanos (Gandalf no le había contado nada para evitar que se negara a recibirlos), supone otro despliegue de , panecillos, pasteles… y cerveza, una bebida que es un continuo a lo largo de toda la historia, consumida por todas las razas de la aventura, y con la que se soñará en multitud de ocasiones especialmente cuando los personajes estén pasando penurias… que en definitiva es durante todo el cuento.

Tenía el terrible presentimiento de que los pasteles no serían suficientes, y como conocía las obligaciones de un anfitrión y las cumplía con puntualidad aunque le parecieran penosas, quizá él se quedara sin ninguno.
—¡Entre, y sírvase una taza de té! —consiguió decir luego de tomar aliento.
—Un poco de cerveza me iría mejor, si a vos no os importa, mi buen señor —dijo Balin, el de la barba blanca— Pero no me incomodaría un pastelillo, un pastelillo de semillas, si tenéis alguno.

La llegada de más enanos implica que se desplieguen todo tipo de viandas adicionales:

Ya casi eran un tropel. Unos pedían cerveza del país, otros cerveza negra, uno café, y todos ellos pastelillos; así que tuvieron al hobbit muy ocupado durante un rato.
Una gran cafetera había sido puesta a la lumbre, los pastelillos de semillas ya se habían acabado, y los enanos empezaban una ronda de bollos con mantequilla

Hobbit y cerveza La gastronomía de El Hobbit

Y Gandalf remata la faena:

—¡Vaya, ya estamos todos aquí! —dijo Gandalf, mirando la hilera de trece capuchones, una muy vistosa colección de capuchones, y su propio sombrero colgados en las perchas—. ¡Qué alegre reunión! ¡Espero que quede algo de comer y beber para los rezagados! ¿Qué es eso? ¡Té! ¡No, gracias! Para mí un poco de vino tinto.
—Y también yo —dijo Thorin.
—Y mermelada de frambuesa y tarta de manzana—dijo Bifur.
—Y pastelillos de carne y queso —dijo Bofur.
—Y pastel de carne de cerdo y también ensalada—dijo Bombur.
—Y más pasteles, y cerveza, y café, si no os importa—gritaron los otros enanos al otro lado de la puerta.
—Prepara unos pocos huevos. ¡Qué gran amigo!—gritó Gandalf mientras el hobbit corría a las despensas. ¡Y saca el pollo frío y unos encurtidos!
“¡Parece conocer el interior de mi despensa tanto como yo!” pensó el señor Bolsón, que se sentía del todo desconcertado y empezaba a preguntarse si la más lamentable aventura no había ido a caer justo a su propia casa.

Huevos fritos La gastronomía de El Hobbit

Carnero asado

El segundo capítulo, “Carnero asado”,se inicia con un “apetitoso desayuno” por parte de Bilbo, en cierto modo para olvidar la noche anterior, y casi con el inicio de un segundo desayuno, cuando le recuerdan los planes que hicieron el día anterior y que debe partir con lo puesto en busca de la aventura.

Carnero asado La gastronomía de El Hobbit—Estoy seguro que la lluvia se ha colado hasta las ropas secas y las bolsas de comida —gruñó Bilbo—. ¡Malditos sean los saqueadores y todo lo que se relacione con ellos! Cómo quisiera estar en mi confortable agujero, al amor de la lumbre, y con la marmita que ha empezado a silbar. —¡No fue la última vez que tuvo este deseo!

Tras pasar una mala noche, empiezan a oir ruidos cerca y Bilbo, como “saqueador” del grupo se acerca a ver qué es:

Había tres criaturas muy grandes sentadas alrededor de una hoguera de troncos de haya, y estaban asando un carnero espetado en largos asadores de madera y chupándose la salsa de los dedos. Había un olor delicioso en el aire. También había un barril de buena bebida a mano, y bebían de unas jarras.

Panceta 300x183 La gastronomía de El Hobbit

Tras el encuentro, del que salen victoriosos gracias a Gandalf, encuentran una caverna donde los trolls habían guardado el botín de sus pillajes con, afortunadamente, comida:

De las provisiones que habían traído quedaba ya poco, pero ahora tenían pan, queso, gran cantidad de cerveza y panceta para asar a las brasas.

¿Sushi o Steak Tartare?

El quinto capítulo, “Acertijos en la tinieblas”, nos presenta ya a Gollum y su afición por el pescado y la carne cruda, aunque en este segundo caso es una afición un poco peculiar:

Los ojos pálidos e inexpresivos buscaban peces ciegos alrededor, y los atrapaba con los dedos largos, rápidos como el pensamiento. Le gustaba también la carne. Los trasgos le parecían buenos, cuando podía echarles mano.

Sushi La gastronomía de El Hobbit

Y uno de los acertijos de Bilbo también tiene que ver con la comida:

Caja sin llave,
tapa o bisagras,
pero dentro un tesoro
dorado guarda.

No es un acertijo difícil, ¿lo adivinas? Si no es así, marca a continuación con el cursor–> el huevo

 Y la respuesta de Gollum:

Todos viven sin aliento;
y fríos como los muertos,
nunca con sed, siempre bebiendo,
todos en malla, siempre en silencio.

De nuevo, la respuesta está aquí –> el pez

Comiendo lo que da la tierra

Capítulo 6 “De la sartén al fuego”. Tras el desagradable encuentro con Gollum, Bilbo consigue salir de la montaña gracias al anillo que se ha encontrado. Fuera, los enanos están desesperados pensando que han perdido al hobbit, hasta que éste aparece y les da una sorpresa. Pero no tienen comida y deben seguir el camino hambrientos:

Fresas silvestres 300x224 La gastronomía de El HobbitMientras marchaban, Bilbo buscaba por rodos lados aleo para comer; pero las moras estaban todavía en flor, y por supuesto no había nueces, ni tan siquiera bayas de espino, Mordisqueó un poco de acedera, bebió de un pequeño arroyo de la montaña que cruzaba el sendero, y comió tres fresas silvestres que encontró en la orilla, pero no le sirvió de mucho.

Un encuentro desafortunado con lobos, y la aparición repentina de las águilas les da un respiro y pueden, finalmente, comer algo:

Más tarde podríais haber visto un brillante fuego en la repisa de piedra, y las figuras de los enanos alrededor, cocinando y envueltos en un exquisito olor a asado. Las águilas habían traído unos arbustos secos para el fuego, y conejos, liebres y una pequeña oveja.

Recuperando fuerzas

En el capítulo 7 “Extraños aposentos”, Gandalf debe partir por su cuenta pero deja encarrilados a los enanos y a Bilbo hacia casa de Beorn, que les acoge y da de comer durante unos días…

Allí merendaron, o cenaron, como no lo habían hecho desde que dejaron la Ultima Morada en el Oeste y dijeron adiós a Elrond. La luz de las antorchas y el fuego titilaban alrededor, y sobre la mesa había dos velas altas de cera roja de abeja.

Y también les da de beber:

Estuvieron largo rato de sobremesa bebiendo hidromiel en cuencos de madera. Fuera se extendía la noche oscura

Hidromiel La gastronomía de El Hobbit

La comida y bebida les sirve para recuperar fuerzas:

Al fin Gandalf apartó el plato y la jarra (se había comido dos hogazas de pan enteras, con abundancia de mantequilla, miel y crema cuajada, y había bebido por lo menos un cuarto de galón de hidromiel) y sacó la pipa

miel La gastronomía de El HobbitLa despedida fue triste, tanto por el cariño que habían cogido a Beorn, como por el trato que les daba. Pero no se fueron con las manos vacías:

luego puso todo en paquetes fáciles de llevar: nueces, harina, tarros de frutos secos herméticamente cerrados y potes de barro rojo llenos de miel, y bizcochos horneados dos veces para que se conservasen bien mucho tiempo; un poco de estos bizcochos bastaba para una larga jornada. La receta era uno de sus secretos, pero tenían miel, como casi todas las comidas de Beorn, y un sabor agradable, aunque dejaban la boca bastante seca. Dijo que necesitarían llevar agua por aquel lado del bosque, pues había arroyos y manantiales a todo lo largo del camino

Una fiesta de elfos

En el capítulo 8 “Moscas y arañas”, el grupo debe entrar en el Bosque Negro, un lugar siniestro en el que no hay apenas luz ni comida. Pero en una ocasión, tras hacerse perdido, ven a lo lejos una fiesta de elfos:

El olor de las carnes asadas era tan atractivo que sin consultarse entre ellos todos se pusieron de pie y corrieron hacia el círculo con la única idea de pedir un poco de comida

Los elfos capturan a los enanos aunque Bilbo se libra y tiene que sobrevivir como puede.

Allí, en la mazmorra del rey, quedó el pobre Thorin, y luego de haber dado gracias por el pan, la carne y el agua, empezó a preguntarse qué habría sido de sus infortunados amigos.

Vino

 Barril de vino La gastronomía de El HobbitBilbo debe “buscarse la vida” y liberar a los enanos. En su aventura particular, hace un descubrimiento interesante:

Allí se amontonaban barriles y barriles y barriles; pues los Elfos del Bosque, y sobre todo el rey, eran muy aficionados al vino, aunque no había viñas en aquellos parajes. El vino, y otras mercancías eran traídos desde lejos, de la tierras que habitaban los parientes del Sur, o de los viñedos de los Hombres en tierras distantes.

 Gracias a estos barriles, Bilbo consigue sacar de las mazmorras a los enanos.

Y la historia sigue y sigue, aunque el tema de la comida ya apenas se toca. Y es que hay cuestiones mucho más importantes que afrontar, aunque eso no sea lo que piensa un hobbit. Y es que, una de las frases favoritas de Bilbo es: “un baño al caer la tarde, que limpia el barro del esfuerzo”, siempre acompañado de un buen desayuno, una jarra de cerveza y su tabaco de pipa…

wwws.warnerbros.es/thehobbitpart1

pixel La gastronomía de El Hobbit
 

Tags: , , , , , , , , , , ,

 

Share This Post

Leave a Reply

 
 
%d personas les gusta esto: