Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular

Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular

Jarra de cerveza 261x300 Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascularEl estudio “Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular“, que se enmarca dentro del estudio PREDIMED, ha utilizado una muestra de 1.249 participantes con un elevado riesgo vascular, y ha analizado la relación entre consumo moderado de cerveza, factores de riesgo cardiovascular, patrón de alimentación y actividad física.

Puedes descargar el estudio completo aquí.

La investigación concluye que el patrón alimentario global de los consumidores moderados de cerveza es más próximo a la Dieta Mediterránea que el de los no consumidores de esta bebida fermentada. Además, la ingesta de ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio es superior en los bebedores moderados y también presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como un índice de masa corporal inferior.

Introducción al estudio

Desde tiempo inmemorial las bebidas fermentadas como el vino, la cerveza y la sidra se han ligado a la alimentación de muchos pueblos, especialmente a los del área mediterránea. Por tanto, no resulta extraño que desde hace años la sociedad atribuya efectos beneficiosos al consumo moderado de estas bebidas, en muchas ocasiones sin ninguna base científica.

Por otra parte, tampoco nadie duda de que el consumo de cantidades excesivas de alcohol dé lugar a un gran número de problemas médicos, sociales y laborales. Parece que las bebidas alcohólicas, en general, y las fermentadas (vino y cerveza), en particular, tengan un doble efecto sobre la salud, beneficioso o perjudicial, en función de la cantidad ingerida y de la susceptibilidad de la persona que lo consuma.

Cervezas Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular

Numerosos estudios epidemiológicos han sugerido que el consumo moderado de bebidas alcohólicas reduce tanto la mortalidad global como la mortalidad por cardiopatía isquémica, así como la prevalencia de enfermedad cerebrovascular. No obstante, existen notables discrepancias sobre los efectos específicos de los distintos tipos de bebida (vino, cerveza y licores) sobre el sistema cardiovascular, los posibles mecanismos protectores de las bebidas alcohólicas y también sobre si estos posibles mecanismos se deben a su componente alcohólico (etanol), a los productos no alcohólicos que contienen, principalmente polifenoles, o a ambos.

Por otro lado, parte de los efectos beneficiosos del consumo moderado de algunas bebidas alcohólicas como el vino se han ligado a una alimentación más saludable (Dieta Mediterránea), mientras que el consumo de otras como la cerveza, se ha ligado a patrones alimentarios menos saludables, especialmente en los países anglosajones.

Cerveza y vaso Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascularAsimismo, nunca debe olvidarse que los efectos beneficiosos de la ingesta de bebidas alcohólicas sobre la salud sólo se consiguen cuando este consumo es moderado. Aunque no existe un consenso total sobre el concepto de “consumo moderado”, las opiniones más generalizadas señalan que el consumo de alcohol no debería sobrepasar los 30 gr. de alcohol al día (3 copas) para los varones, ni los 20 gr. de alcohol al día (2 copas) para las mujeres, aunque las últimas recomendaciones dejan el límite en 20 gr. al día (2 copas) para los varones y 10 gr. (1 copa) para las mujeres, ya que éstas son más sensibles a los efectos tóxicos del alcohol que los hombres.

Patrón de consumo

Otro punto importante es el patrón de consumo y los principales componentes que lo definen, es decir, la cantidad y frecuencia de la ingesta enólica. Tanto la evidencia científica disponible como el sentido común indican que el mayor beneficio se consigue cuando el consumo moderado de alcohol es regular y en el curso de las principales comidas, que cuando el consumo es en cantidades semanales similares, pero limitado a uno o dos días a la semana.

También debe remarcarse que existen situaciones especiales en las que no es recomendable consumir bebidas alcohólicas, ni siquiera a dosis bajas o muy bajas, como, por ejemplo, durante el embarazo, cuando se vaya a conducir vehículos o manipular maquinaria peligrosa, o cuando un sujeto deba tomar una determinada medicación o sufra de una determinada enfermedad que contraindique el consumo de alcohol. Por todo ello, en caso de dudas, siempre es aconsejable consultar al médico, quien deberá valorar los beneficios y perjuicios del consumo de alcohol para cada caso en particular.

Copas de cerveza Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular

Aspectos positivos sobre la mortalidad y el sistema cardiovascular

Por otra parte, durante las últimas tres décadas se han publicado numerosos estudios que indican que tanto el consumo moderado de alcohol en general, como el de bebidas fermentadas (vino y cerveza) podría tener efectos beneficiosos (protectores) sobre la salud. Así, se ha señalado que el consumo moderado de alcohol reduce de forma significativa la mortalidad global y la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, además de tener efectos positivos sobre otras patologías.

Hasta el momento, los efectos cardioprotectores del consumo moderado de diferentes bebidas alcohólicas han sido documentados en numerosos estudios ecológicos, epidemiológicos, necrópticos, caso-control y de cohortes realizados en poblaciones tan dispares como Francia, Dinamarca, Yugoslavia, Estados Unidos, China y Nueva Zelanda. Entre estos Vasos de cerveza Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascularestudios merecen destacarse el Copenhagen City Heart Study, que incluyó a 24.523 daneses de ambos sexos; el Nurse’s Health Study en el que se estudió a 87.526 mujeres; el First large-scale study on mailand China, en el que se incluyó a 18.000 varones de Shanghai; el estudio de la región del este de Francia en el que siguieron 36.250 varones durante 12-18 años; o el Health Professionals Follow-up Study, en el que se incluyó a 38.077 varones sanos a los que se les siguió durante una media de 12 años.

La principal conclusión de todos estos estudios es que los sujetos que mantienen un consumo moderado de alcohol tienen un riesgo significativamente menor de sufrir un infarto de miocardio que las personas abstemias. Así, por ejemplo, se ha observado que el riesgo de sufrir un infarto de miocardio en los bebedores de cinco a siete días por semana fue un 37% menor que el de los que bebían menos de un día por semana. En este sentido, la propia Asociación Americana de Cardiología ha llegado a afirmar que los bebedores moderados tienen un riesgo entre un 40 y 50% menor de sufrir una cardiopatía isquémica que los sujetos abstemios.

Finalmente, dos recientes meta-análisis han confirmado que el consumo moderado de bebidas alcohólicas reduce la mortalidad cardiovascular tanto en la población general como en pacientes con enfermedad cardiovascular previa. Existe, pues, una notable unanimidad científica mundial sobre los efectos beneficiosos del consumo moderado de bebidas alcohólicas sobre la mortalidad global y la cardiovascular, en particular.

Acerca de CICS

logo Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascularEl Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) es una entidad de carácter científico, que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, en colaboración con diferentes universidades y centros de investigación.Al mismo tiempo, difunde los conocimientos adquiridos a profesionales del ámbito sanitario, a distintas administraciones públicas y a consumidores.

Desde su fundación en 1998, el CICS ha querido dar respuesta a la demanda informativa existente en torno a la cerveza proporcionando información objetiva, contrastada y novedosa sobre los efectos de su consumo moderado en la salud. Para ello, participa en los principales puntos de encuentro de la comunidad científica, en foros y congresos del ámbito de la nutrición y del ámbito médico, y organizando conferencias con distintas instituciones.

Cebada cervecera 224x300 Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascularCon el objetivo de impulsar la investigación, el Centro de Información Cerveza y Salud convoca anualmente dos becas para la realización de dos trabajos experimentales sobre las propiedades nutricionales de la cerveza. Asimismo, dispone de una publicación trimestral, Cerveza y Salud Al Día, a través de la cual se difunden las distintas actividades y los últimos estudios en relación al consumo moderado de cerveza.

En todo momento, el Centro de Información Cerveza y Salud recomienda que el consumo de cerveza vaya asociado a la responsabilidad y a la moderación.

Puedes descargar el estudio completo aquí.

pixel Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular
 

Tags: , , , , , , , , ,

 

Share This Post

4 Comments

  1. Pingback: Laurel, el arbusto de los victoriosos - Directo a la Mesa

  2. Pingback: Ebora, cerveza artesana de Toledo - Directo a la Mesa

  3. Pingback: Semillas de chía, ¿otra moda supuestamente saludable? - Directo a la Mesa

  4. Pingback: La Ruta Dorada de la Trufa Negra - Directo a la Mesa

Leave a Reply

 
 
%d personas les gusta esto: